30 septiembre 2010

I don't understand you....

No entiendo nada y tampoco me importa, sea dicho.
Siempre he dicho que la vida es una puñetera noria, en la que en cada viaje te montas en una cestita diferente, en la que en cada cestita pasan cosas buenas y malas, pero al final cuando han pasado veinte viajes, vuelves a misma cesta, la mala, la que te hace que te marees porque se tambalea demasiado, la que tiene una raja en el suelo por la que puedes ver unos metros mas a bajo, la que sabes que si pasa algo, no te va a proteger de nada.
Despues de aproximadamente 14 viajes estupendos, de esos que duran un dia, despues de ellos, estoy otra vez en la misma puta cesta. Sola y con mi panico a las alturas, a lo que no controlo, a la indecision de si debo estar ahi o no. Esta vez la noria se vuelve a poner en marcha inesperadamente, dejandome agarrada a una ventana y con esa agujita dentro que me esta pinchando el corazon... lo quiere desinflar, que yo lo se, quiere volverlo pequeño, inerte y sin vida. Quiere anestesiarlo para el gran final.
Una vez mas me agarro, me agarro a lo que me dejan, a lo que puedo, cierro los ojos e imagino que alguien esta a mi lado, que no me va a soltar, que me ayudara a escapar de ese infierno de no control. Y hasta que no pare de girar esta rueda enorme no quiero mirar, ni a la raja ni a mi lado, ni quiero escuchar. Que sea lo que tenga que ser.... no voy a pensar en ello, lo que no te mata, te hace mas fuerte....

No hay comentarios:

El tiempo en Coslada...