16 junio 2011

Mi cuento de las Galletas....

Una mujer de unos 35/40 años entra en la estacion de tren. La mujer va vestida con ropa de marca, bolso de marca y zapatos a juego. Su pelo y su impecable apariencia denotan un gusto exquisito y sibarita.

La mujer se acerca a comprar un billete para su destino y el taquillero la informa de que el tren lleva un retraso de 40 minutos. Llegara tarde a su destino y eso la pone de los nervios.

Para hacer frente a la espera y al enfado que lleva, se acerca a un puesto de periodicos y compra una revista de moda. Al ir caminando hacia los bancos del anden, se encuentra con una maquina de de alimentos y una de bebidas. Decide sacar una botellita de agua y un paquetito de galletas.

La mujer sigue caminando hasta un banquito y se sienta. Procede a hojear la revista, mientras lo hace una chica de unos 20/25 años se sienta a su lado. La chica a su vez, saca su revista y se pone a hojearla tambien.

En esto estan, cuando la señora se percata de que la chica ha cogido el paquete de las galletitas, lo ha abierto tranquilamente y se ha metido la primera a la boca.

Indignada la señora, decide cojer el paquete, cojer una galletita y mostrarsela a la chica y metersela en la boca. La chica, la mira y sonrie.

La señora, indignada cada vez mas, coje otra galletita y repite el proceso. La chica la vuelve a sonreir y coje una galletita ella tambien.

Se repite el proceso tres veces mas.

La señora ya no puede mas y encima ve que queda una sola galletita, piensa en que la chica no sera tan caradura de cojerla, entonces mira a la chica y la chica la mira a ella. La chica sonrie, coje la galletita y la parte con mucho cuidado por la mitad. Ofrece una mitad a la señora sonriendo:

- Gracias - Dice la señora con una sonrisa falsa y por dentro muerta de la rabia.
- De nada - Dice la joven sonriendo.

Llega el tren y la señora se monta con su enfado descomunal. Al encontrar asiento ve a la chica desde la ventana del vagon sonriendo y mirandola. La sonrie y piensa por dentro que vaya falta de educacion, que los niños de hoy en dia no valoran nada, que no saben lo que es pedir permiso... etc.

Cuando el tren ya ha arrancado, la entra sed.
Se acuerda de la botellita de agua que saco en el anden y que la guardo en su bolso despues.
Abre el bolso y mira dentro,
ahi encuentra la botellita de agua y... su paquetito de galletitas intacto.

Moraleja : No hay que prejuzgar a nadie, hay que preguntar primero y si algo nos molesta decirlo, pues puede ser que la percepcion que tenemos de las cosas no sea la real ni la adecuada.

Buen Jueves, como todos...
Por cierto, el cuento no es mio... es una adaptacion que he hecho del cuento de las galletas de Jorge Bucay!

No hay comentarios:

El tiempo en Coslada...