04 noviembre 2011

La vida es como una casa...

Mi vida es como una casa, en ella hay habitaciones, en las cuales se guardan cosas.

Tengo una habitacion para el trabajo, la cual no pienso pisar desde hoy hasta el dia 15 de este mes, me voy de vacaciones, y eso en argot hogareño es que la habitacion se queda cerrada a cal y canto hasta entonces. No pienso hacer nada de trabajo por unos dias, me lo merezco y lo necesito. Toca pasar 8 horas mas al dia en el resto de la casa.

Tengo una habitacion para la familia, la verdad es que entro poco, seria como el cuarto de un adolescente, siempre esta patas arriba, no me da mas que disgustos y encima hay que cuidarla como si fuera la parte mas importante de tu existencia. Si bien es cierto que es una habitacion comoda, que se respira la esencia de lo que soy, pero que si te quedas dentro mucho tiempo te quiere atrapar y que te quedes ahi para siempre. Intento pisarla lo justo, asi nos va bien a las dos, yo no la ensucio y ella me deja libertad.

Tengo una habitacion para la amistad, que es el cuarto donde entro mas, ahi paso horas y horas divirtiendome, inventando absurdeces e intentando sobrellevar esta puta vida. Ahi es donde normalmente sueltas toda la mierda que llevas dentro, te lavas el alma y haces las mayores gilipolleces sin miedo a que nadie te juzgue porque quien esta dentro, hace las mismas tonterias que tu, esto es, en argot español, el cuarto de baño.

Tengo una habitacion para el amor, en esa en la que te sientes comodo, tranquilo y tu mismo. En esa en la que no te falta el calor, que tienes todo lo que necesitas, entretenimiento, diversion, comida (xD) y, si , obligaciones pero que haces con gusto porque las necesitas para vivir, para alimentarte, para seguir respirando. En ella esta el agua y todas esas cosas que nos endulzan la vida...... vamos, una cocina. Intento pasar en ese cuarto la mitad del dia, despues de todo, es el cuarto que me da la vida.

Y por ultimo tengo un cuarto para el desastre, para todo lo malo que tengo dentro, para el pasado, para los malos recuerdos, o los recuerdos que hacen daño, es un cuarto con apenas una bombilla, que a veces esta muy lleno que parece que va a reventar y otras parece que esta tan vacio que podrias irte a vivir ahi... es mi cuarto trastero. Ese cuarto, ahora lo tengo mas vacio que lleno, tambien he tirado muchas cosas, porque hace tiempo me di cuenta que mi sindrome de Diogenes no me iba a dejar respirar al final dentro de el , con toda la mierda que habia alli y que apestaba.

Tengo una gran ventana en mi casa, la del comedor, esa es para ver a traves de ella que por mucho que haga frio fuera, que por mucho que mi casa no sea mi casa y sea de otros, que por mucho que mi vida no sea la mejor del mundo o la mas comoda, yo estoy dentro y todo lo demas esta fuera. Yo elijo lo que entra, yo elijo lo que saco, yo tengo el control sobre esa casa, sobre mi vida, sobre el tiempo que paso en cada habitacion. Y lo hago consciente....

viva la republica independiente de mi vida....

El tiempo en Coslada...